Lo que aprendía sobre cambiar de trabajo con la física

Tomar la decisión de cambiar de trabajo es más fácil cuando entiendes cómo y los beneficios de hacerlo a pesar de lo que pudiera parecer con la que está cayendo.

La realidad, es que el mundo se mueve, se están abriendo nuevas posiciones, cambiando los procesos… y tú puedes dejar que te lleve la situación y esperar que haya suerte o moverte en la dirección de tus objetivos. La cuestión es: ¿quieres asumir y aguantar o elegir tu destino profesional?

Si te resistes a responder ELEGIR alto y claro, la historia de Pilar te ayudará a decidirte.

Pilar me contó cómo la física le hizo entender que o te mueves o no llegas a tu destino. Ella se esperó a ver si el mundo la llevaba. De eso, hace unos 75 años.

La cuestión principal es si

sabes dónde quieres ir y cómo llegar:

✅ Si tu respuesta es: , enhorabuena. Estoy convencida de que has hecho un trabajo previo fabuloso.

❌Si tu respuesta es: NO, es muy probable que te dejes llevar por el mundo (situación, comodidad, miedo, incertidumbre, desconocimiento, …) y capees como puedes. El problema es que estas a un paso de perder el control de tu carrera profesional. Puede que estés ante tu deriva profesional. La buena noticia es que puedes tomar las riendas para salir de ahí hoy mismo.

¿Por qué hacerlo? Porque sino lo haces tendrás una falsa sensación de “todo va bien”. Y sólo serás conscientes de lo que sucede cuando llegue una situación límite.

Y me pregunto para qué esperar a que salten las alarmas, no será mejor adelantarte y elegir los cambios en lugar de asumirlos. A mí me gusta la sensación de estar preparada y mucho más verte tomando las mejores decisiones para alcanzar tus objetivos.

Bien, pues Pilar hace 75 años descubrió que merecía la pena comprobar, en lugar de creer que las cosas iban a salir como ella quería. Una habilidad que sigue siendo imprescindible en este momento.

Me contó como apenas era una niña cuando lo descubrió: Una mañana de esas que cuesta despegarse de las sábanas, de las de: “un ratito más, porfa un ratito más”, tenía que llevar la comida a su padre al campo, tocaba hacerlo a pie y el camino se le antojaba eterno con esas piernecitas de niña.

En el cole había oído que la tierra se movía y con lo cansada que estaba, pensó: “y si me siento a descansar en este árbol, tiene una pinta increíble, seguro que en un momentito la tierra con la rotación, me llevará a la huerta con mi padre”. Se sentó y aunque quería descansar, dejo un ojo entreabierto y comprobó qué pasaba. ¡Vaya chasco!, aquello seguía igual.

Notó que el mundo no se movía o al menos no en la dirección que ese día necesitaba. Así que se levantó y emprendió el camino.

Pilar, es mi madre y en lugar de revelarse, observa para entender el mundo. Es una mujer tremendamente práctica, creo que la productividad la inventó ella 😉😂

Así que, si sabes que la estabilidad no es quedarse pegado a un trabajo que puede no perdurar y que ni tan siquiera te motiva.

Si sabes, que la mejor manera de aumentar tu empleabilidad es conocer qué posibilidades tienes y cómo moverte,

¿Qué haces sentado en el árbol esperando que te lleve? 😨

Vale Eva, de acuerdo y ahora ¿Qué puedo hacer para empezar a tomar las riendas y elegir?

Empezar por el principio  👉  estas son las fases:

  1.     Descubre quién eres y qué quieres hacer, para mostrarlo,
  2.    Explora para conocer el entorno, contexto, mercado,
  3.    Marca tus objetivos a corto, medio y largo plazo,
  4.    Diseña la ruta para alcanzarlo.
  5.    Ponte en acción,
  6.    Analiza cada uno de los pasos y
  7.   Toma decisiones sobre mejoras o modificaciones para conseguir alcanzar tus objetivos.

¿Lo mejor? ➡ el premio🎁: lograr tus objetivos porque tú te has movido.

Si sigues el proceso notarás como cada avance es un logro en sí mismo, como te acerca a tu destino, te llena de satisfacción todo el camino y al alcanzarlo sonreirás y serás consciente de todo lo que has hecho para llegar ahí.

Cuando estés allí dirás: “valió la pena haber iniciado el camino”. Y lograrlo, depende en gran medida de que:

  • marques el objetivo: le pongas nombre y apellido, que lo describas tan bien que casi lo veas y saborees,
  • diseñes cómo llevarlo a cabo y
  • te pongas en marcha con tu propósito en mente.

Estoy segura que has vivido diferentes situaciones de llevar las riendas, de notar que todo fluye, que aprovechas cada oportunidad para avanzar por el camino. ¿Recuerdas que hiciste para llevarlo a cabo? Me encantará leerte.

Mi experiencia me dice que

soñar como un peque para empezar ayuda y combinarlo con un proceso adulto permite hacerlo realidad y alcanzar los objetivos.

Esto no va de magia, es un proceso. Y ahora tú decides, puedes dejar que el mundo te lleve o te levantas como hizo Pilar y te mueves tú para elegir tu destino profesional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable: Eva Mª Verde Martín
Finalidad: La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar la solicitud que realizas en este formulario de contacto.
Legitimación: Tu consentimiento explícito de que quieres recibir esta información.
Destinatarios: Los datos que me facilitas están en mi servidor web y email OVH y en los servidores de Google Drive, todos ellos que cumplen con el RGPD.
Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@talentamos.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.